EL TRABAJO DESDE CASA PARA EMPRESAS DE PRODUCTOS Y SERVICIOS





26 de marzo 2020





El conocido como Home Office está regulado en el Código de Trabajo de Guatemala, sin embargo el mismo se limita al trabajo relacionado a la elaboración de productos, no de servicios, llamándole trabajo a domicilio.


El referido código estipula que los trabajadores a domicilio son los que elaboran artículos en su hogar o en otro sitio elegido libremente por ellos, sin la vigilancia o la dirección inmediata del patrono o del representante de éste.


Como se puede establecer del párrafo anterior, el Código de Trabajo únicamente se refiere a la elaboración de productos desde el hogar u otro sitio elegido por el trabajador, pero no se refiere a la prestación de trabajo intelectual, principalmente en la rama de los servicios.


No obstante, el Derecho de Trabajo constituye un mínimum de garantías sociales, protectoras del trabajador, irrenunciables únicamente para éste y llamadas a desarrollarse posteriormente en forma dinámica, en estricta conformidad con las posibilidades de cada empresa patronal, es por eso, que aunque el código de trabajo no regule el trabajo intelectual a domicilio no implica que no pueda hacerse. Así mismo, es un derecho realista, y esto porque estudia al individuo en su realidad social.


La realidad social hoy nos impide desarrollar las labores desde el centro de trabajo tradicional, la oficina, la fábrica, la bodega, etc. Sin embargo, se pueden buscar alternativas siempre y cuando las mismas no vulneren los derechos laborales ni impidan al empleador alcanzar sus objetivos empresariales. Es por ello que es legal el trabajo en casa, siempre y cuando se garanticen los derechos elementales y también las características de la relación laboral.


En cuanto a estas últimas, el trabajo remoto del centro laboral no implica que no se cumpla con un horario (ordinario o extraordinario) como siempre se ha hecho, también, es necesario establecer que la dirección inmediata o delegada deberá de hacerse de acuerdo con los elementos tecnológicos que posea el empleador y ponga a disposición del trabajador.


Finalmente, es necesario tomar las medidas de comunicación necesarias para informar a los trabajadores los métodos, formas y medios por los cuales se estará realizando el trabajo a distancia y en cuanto se pueda, es una excelente oportunidad para actualizar tanto los contratos individuales como colectivos y reglamentos interiores de trabajo para que esta modalidad quede plenamente regulada.





HÁGANOS SU CONSULTA





SI ESTÁ INTERESADO EN RECIBIR MÁS INFORMACIÓN SOBRE NUESTRA ASESORÍA LEGAL, NO DUDE EN COMUNICARSE AL
WHATSAPP+50235404288,
AL EMAIL INFO@SALAZARMUNOZ.COM
Y CON GUSTO COORDINAREMOS UNA REUNIÓN VIRTUAL O TELEFÓNICA.