Guía para contratar a un abogado para sus problemas fiscales.


Su primera pregunta al contratar un abogado es probablemente, si lo necesita. Tal vez usted o su equipo prepare los impuestos de su compañía o confíe en un CPA para sus impuestos, contabilidad y otras cuestiones financieras. Entonces, ¿por qué recurrir a un abogado cuando se trata de impuestos?

¿Por qué contratar un abogado para la parte tributaria de su empresa?

Los abogados dedicados a la defensa fiscal son profesionales altamente especializados. No necesita un abogado dedicado a la defensa fiscal para presentar su declaración de impuestos o darle consejos sobre qué deducciones o créditos fiscales a reclamar. Un CPA con experiencia funcionarán muy bien. Sin embargo, cuando se trata de lidiar con reclamos de la administración tributaria o de resolver casos que podrían tener ramificaciones legales, querrá contar con un abogado tributarista de su parte.

 

¿Cuándo debe contratar a un abogado para resolver los problemas de impuestos?

Hay 2 escenarios en los que definitivamente necesita un abogado de impuestos: una investigación penal por delitos tributarios y un ajuste o reclamo de impuestos.

Investigación Penal

Cuando la Administración Tributaria realiza una auditoria y considera que existen motivos para cree que se cometió uno o varios delitos tributarios, procede a documentar lo sucedido y plantear una denuncia en el Ministerio Público ante la fiscalía de asuntos económicos. El problema aquí es que se necesita conocimiento no solo sobre el proceso penal, que existen muchos abogados que se dedican a esa rama, sino también, se necesita un equipo de expertos en derecho tributario para poder enfocar de la mejor manera la defensa a plantear.

Ajustes y cobro de impuestos

Las salas del tribunal de lo contencioso administrativo en materia tributaria brindan a los contribuyentes un foro donde pueden disputar y contradecir la evaluación tributaria de la SAT. Para este tipo de procesos tuvo que agotarse previamente la parte administrativa y una vez resuelta esta queda la demanda contencioso-administrativa. A esta instancia no puede irse sin un abogado pues es obligatorio que este firme los memoriales que se presentan. Si el caso tiene una deuda fiscal sustancial, puede estar seguro de que la SAT tendrá un equipo de abogados tributarios asesorando el proceso.

También puede contratar a un abogado de impuestos para que lo ayude con la Planificación patrimonial: Testamentos, fideicomisos y sucesiones son todos asuntos complicados. Un abogado con experiencia tanto en planificación patrimonial como en impuestos puede ayudarlo a identificar las mejores oportunidades y opciones impositivas para su patrimonio.

 

¿Cómo encontrar el abogado fiscal adecuado para sus problemas fiscales?

 

¿Cuáles son los beneficios de contratar un abogado fiscal?

  • Contratar a un abogado de impuestos le da la tranquilidad de saber que no está tomando riesgos innecesarios con su libertad financiera y personal. Si hay mucho en juego, necesita un abogado que represente sus intereses. Sin la experiencia, el conocimiento y la capacitación legal de un abogado de impuestos, se encuentra en una gran desventaja.
  • Un abogado de impuestos aumentará sus posibilidades de obtener una resolución favorable en los tribunales de justicia. También lo asesorará en la forma legal de hacer los pagos de impuestos, llegar a un convenio de pago o bien sobre las formas de poder solicitar exenciones fiscales dentro de lo establecido con la ley.

 

¿Cómo encontrar un buen abogado de impuestos?

Elegir un abogado es un movimiento importante. No se apresure a contratar el primer abogado que conozca. Asegúrese de entrevistar a los abogados cuidadosamente y encontrar a alguien que lo haga sentir cómodo y que tenga las calificaciones que necesita.

Tener un título de abogado no es suficiente para estar capacitado en el área del derecho tributario. Verifique si el abogado tiene:

  1. Título como abogado y que se encuentra colegiado activo.
  2. Que tiene el conocimiento teórico, ya sea especializaciones o maestrías en temas relacionados a los impuestos y la empresa.
  3. Que tenga experiencia comprobable en la asesoría y dirección de procesos tributarios.

 

Elija un abogado que pueda explicar:

  • Claramente y específicamente lo que pueden y no pueden hacer.
  • Lo que se requiere de usted y su empresa para plantear los procesos tributarios o la defensa fiscal.
  • El posible resultado esperado si no se toman acciones.
  • Una estimación del costo total, incluidos los pagos por adelantado, las opciones de pago y el calendario de pagos.

 

A manera de cierre.

Para los procesos tributarios, se tienen 30 días hábiles contados desde la fecha de notificación de la resolución que se impugna para plantear el proceso contencioso administrativo. Generalmente no debe de darle la notificación al abogado hasta los últimos días porque es necesario analizar la forma en que se planteará la demanda.

Si desea conocer más sobre nuestros servicios de defensa fiscal por favor haga una cita al teléfono 502-23618128 o bien enviando un correo a info@salazarmunoz.com