CONOZCA MÁS DE NUESTRO DESPACHO. UN POCO DE HISTORIA


Salazar-Muñoz, litigio, asesoría jurídica de empresas y notariado en Guatemala.

Con sede en la ciudad de Guatemala, el despacho fue fundado en 1987 por el licenciado Julio Santiago Salazar, un experimentado abogado guatemalteco, que ha representado legalmente los intereses de sus clientes en más de mil juicios en su trayectoria profesional de más de 30 años, con el objeto de brindar asesoramiento jurídico empresarial y representación en litigios.

Actualmente, el despacho continúa brindado asesoría y consultoría legal a empresas, así como sus abogados litigan en procesos comerciales de primer nivel y arbitraje. La firma se distingue por la reputación y el historial de sus abogados individuales y por un servicio personalizado a sus clientes. Los abogados de la firma litigan en tribunales guatemaltecos y asesoran a bufetes en el extranjero sobre derecho guatemalteco cuando la controversia se litiga a nivel internacional, pero tendrá efectos locales en Guatemala. Salazar-Muñoz tiene una práctica legal sólida y actúa para clientes nacionales y extranjeros en disputas relacionadas con empresas, incumplimiento de contratos y competencia desleal.

En el área de asesoría legal de empresas, cuenta dentro de sus abogados a expertos en derecho corporativo, quienes previenen problemas jurídicos y buscan soluciones legales a los casos que los clientes les presentan, brindando principalmente asesoría en derecho societario, laboral, contratación y propiedad intelectual. Los abogados han tenido bastante experiencia en el área de contratación de tecnología, principalmente en contratos y disputas relacionadas a desarrollo, implementación y configuración de software.

Otra característica que resaltar del despacho es que, como muchas empresas en Guatemala, son una organización familiar, integrada por los abogados Julio Salazar y Marta Muñoz, así como tres de sus hijos, Julio, Cynthia y Fernando. Esta característica es interesante para el cliente, porque en el despacho se entiende plenamente los retos que las empresas familiares tienen que enfrentar en el día a día para hacer exitosa una empresa y a la vez que esto no afecte negativamente a la familia.

Casi en su totalidad, el trabajo de la firma viene del sector privado, de empresas constructoras, medios de comunicación, empresas de tecnología, comercializadoras de productos, exportadores y productores de café, asociaciones sin fines de lucro. Así mismo, empresas extranjeras otorgan poderes a los abogados del despacho para que les representen en Guatemala, para la protección de su propiedad industrial, representación y asesoría en contratación y defensa en litigios y arbitrajes.

Salazar-Muñoz también es una fuente de referencia útil para firmas nacionales y extranjeras, algunos bufetes de abogados contratan sus servicios en materias en las que no se desempeñan estos para que los asesoren. La firma dice que a menudo se encuentra asumiendo casos activos después de que los clientes no están satisfechos con el servicio o el asesoramiento de despachos más grandes, y buscan una” segunda opinión” o un servicio más personalizado.

Como parte de su historial profesional, Salazar-Muñoz ha tenido como casos relevantes entre otros, en los años 90 ganó una demanda de cuatrocientos cincuenta mil dólares, en contra de una empresa holandesa comercializadora de semillas, por daños causados a una cooperativa guatemalteca que adquirió un lote de semillas las cuales resultaron defectuosas. Lo relevante de este caso es que la transnacional no tenía sede en Guatemala y gracias a la dirección de la firma se le pudo hacer la notificación en el extranjero, pues de lo contrario, nunca se hubiera podido obtener el resultado positivo.

Ya en la primera década del siglo XXI Salazar-Muñoz representó a una asociación religiosa en una disputa legal de varios años en contra de una de las municipalidades del departamento de Chimaltenango que deseaba despojar a la iglesia de la comunidad de su atrio que ancestralmente le pertenecía. El alcalde contrató un equipo de 18 abogados para que litigara a su favor, sin embargo, le fue imposible lograr su cometido y aún en la actualidad el atrio se encuentra como parte del templo.

En la segunda década del presente ciglo, Salazar-Muñoz ha tenido éxito en varias demandas tanto comerciales como fiscales, sin embargo, dentro de sus casos representativos encontramos una demanda presentada en contra de uno de los clientes del despacho, una sociedad extranjera con operaciones en Guatemala, la cual fue ganada a una transnacional y se logró evitar que el cliente pagara más de nueve millones de quetzales reclamados en la demanda. Otro caso representativo reciente, es la asesoría legal que se prestó dentro de un caso de arbitraje llevado en Estados Unidos, en el cual se estaba reclamando en contra del cliente un incumplimiento  de un contrato que se ejecutaba en Guatemala. Como parte del equipo legal del cliente, se brindó asesoría al bufete en Estados Unidos sobre las normas de derecho guatemalteco aplicables al caso planteado en arbitraje internacional, lo cual coadyuvó a que se ganara el caso. Así mismo, Salazar-Muñoz ha tenido bastante éxito en el área de litigio fiscal, donde ha obtenido fallos que han beneficiado a sus clientes en varios millones de quetzales.

La fortaleza del equipo de abogados de la firma radica en la profundidad del talento, conocimiento y entrega del equipo en los casos que se le presentan, nuestros abogados además de la experiencia profesional también están comprometidos con la academia, con post grados y además con la docencia universitaria, contando con muchos años de experiencia como docentes universitarios en una de las facultades de derecho más prestigiosa del país.

El firme compromiso de Salazar-Muñoz es mejorar día a día en la prestación de servicios legales, así mismo, buscar las formas mas eficientes de resolver los problemas legales de sus clientes. Si quiere conocer mas acerca de como el despacho puede ayudarle en el área jurídica, visite su página www.salazarmunoz.com donde podrá encontrar mas detalles acerca de la firma.